Por qué los esterilizadores de agua UV-C no sirven en los países desarrollados…

Nosotros, en el mundo desarrollado, tenemos mucha suerte: nuestra agua del grifo es potable por compromiso municipal/nacional.

¿Y sabes qué? Esto funciona bastante bien, en absoluto comparable a los países en desarrollo, donde el acceso al agua potable es más una excepción que una regla general.

En los países cálidos (que es casi todo el tercer mundo), como los de África, hay un enorme problema de contaminación bacteriana, que provoca disentería y muertes repetidas. Así, a pesar de nuestros esfuerzos, cerca de 1,2 millones de personas mueren por enfermedades relacionadas con el agua.

Es muy posible que estas cifras vuelvan a aumentar porque a la contaminación bacteriana se añade cada vez con más violencia la contaminación química: disruptores endocrinos, residuos de tintes textiles, pesticidas, medicamentos, microplásticos, la lista es larga.

El cloro se suele utilizar para evitar el crecimiento de bacterias en el agua potable, pero también se puede utilizar la radiación UV-C (no confundir con la radiación UV-A de LaVie, la UV-C es letal para el ser humano, y no llega a la tierra porque está bloqueada por la capa de ozono, ¡gracias!

Esta radiación UV-C es absorbida por el ADN bacteriano, lo que hace que mute, imposibilitando la reproducción bacteriana (lo que se conoce como división bacteriana porque se divide en dos para multiplicarse).

Bactéries

Así, con poco poder, puedes “esterilizar” el agua de sus bacterias, no morirán, pero no podrán multiplicarse en tu estómago, y no enfermarás. Se puede conseguir el mismo resultado hirviendo el agua durante unos minutos. Es más sencillo, pero consume más energía.

Por otra parte, la esterilización por UV-C, al igual que la ebullición, no es una purificación, contrariamente a lo que afirman algunos vendedores de esterilizadores UV-C: no cambia el contenido de cloro, el sabor, el olor, los compuestos químicos presentes en el agua.

Un simple filtro de garrafa lo hará mucho mejor por menos dinero.

Así que no se deje engañar por diseños atractivos, ni por bonitas sirenas de falsas promesas: es absolutamente inútil en Francia adquirir este tipo de productos.

¿Por qué matar bacterias que no existen?

La única utilidad de estas botellas UV-C (que son contaminantes porque llevan una pila de litio no reemplazable que durará como mucho dos o tres años…) es para el senderismo, si sólo se dispone de agua de lago o de río.

Sin embargo, si yo fuera usted, me lo miraría dos veces antes de beber estas aguas, ya que como se ha explicado anteriormente, sólo eliminará las bacterias, así que prepárese para beber contaminantes químicos como el glifosato, o por qué no el plomo, el arsénico, etc.

En nuestro proceso de LaVie, por ejemplo, utilizamos 50 veces la cantidad de energía de las botellas de UV-C disponibles en el mercado para romper las moléculas de cloro.

Un verdadero depurador debe ser capaz de reducir el cloro y sus subproductos, los productos químicos, los pesticidas, las trazas de medicamentos, los disruptores endocrinos, etc.

Para estas botellas UV-C, sólo encontrará pruebas de la reducción de bacterias en la página web del fabricante, y por una buena razón…

En cuanto a los países en vías de desarrollo, tenemos una acción a través de nuestro producto solar, LaVie SUN, portado en el sitio web www.lavie.foundation, y tenemos la intención de hacer un impacto, muy pronto.

Espero que ahora elija en función de sus necesidades, con total claridad, y no vuelva a confundir la purificación UVA con el “flash” UVC.

Bouteille UV-A LaVie

Los únicos purificadores de agua UV-A: LaVie

Los purificadores de agua LaVie® UV-A funcionan sin filtros ni mantenimiento y permiten purificar el agua del grifo en 15 minutos.

Utilizan una tecnología innovadora, patentada y exclusiva de LaVie®: la fotólisis del cloro por la radiación UV-A.

Este tratamiento permite eliminar el cloro y sus subproductos, los compuestos químicos como ciertos pesticidas o restos de medicamentos, y los sabores y olores que pueden encontrarse en el agua del grifo.

El resultado es muy cualitativo y nos permite trazar una línea definitiva sobre el consumo de agua embotellada de plástico.

La huella de carbono asociada a la fabricación del tubo de aluminio del purificador de agua por rayos ultravioleta se neutraliza en pocos días de uso en comparación con el consumo equivalente de agua en botellas de plástico.

¡Por su salud!