¿Para qué sirve un descalcificador?

Ablandadores de agua: máquinas de sal

De “muy útil” a “comprado por error”, echemos un vistazo a estas máquinas de sal…
Algunos de ustedes ya han dado el paso, pero no entienden muy bien qué ha cambiado.

Echemos un vistazo a la química del ion calcio, que es la forma disuelta de la piedra caliza, o sarro, que existe en el suministro de agua al contador.

Este oligoelemento es uno de los más importantes para nuestro organismo, permite, entre otras cosas, transportar las señales eléctricas que nuestro cerebro envía a los músculos. Intentamos absorberlo en el agua mineral, el queso, la leche, etc.

Sin embargo, hay un mineral que nuestro cuerpo no puede rechazar si se consume en exceso en nuestra dieta, y es la sal.

Bueno, es cuanto menos curioso, pero un descalcificador sustituye el calcio por la misma cantidad de sal, ¡sí el famoso NaCl de nuestro salero!

Además, un descalcificador requiere mantenimiento, a partir de 135€/año para un contrato que incluye el mantenimiento, los filtros y la sal (fuente https://www.savadou.fr)

Purificateur d'eau écologique LaVie

Conserva los oligoelementos del agua del grifo con LaVie

Los purificadores de agua LaVie® UV-A funcionan sin filtros ni mantenimiento y permiten purificar el agua del grifo en 15 minutos.

Utilizan una tecnología innovadora, patentada y exclusiva de LaVie®: la fotólisis del cloro por la radiación UV-A.

Este tratamiento permite eliminar el cloro y sus subproductos, los compuestos químicos como ciertos pesticidas o las trazas de medicamentos, los sabores y los olores que pueden encontrarse en el agua del grifo, conservando el 100% de los oligoelementos.

El resultado es muy cualitativo y nos permite trazar una línea definitiva sobre el consumo de agua embotellada de plástico.

La huella de carbono asociada a la fabricación del tubo de aluminio del purificador de agua por rayos ultravioleta se neutraliza en pocos días de uso en comparación con el consumo equivalente de agua en botellas de plástico.

Esto ocurre en lo que se llama resinas de intercambio iónico.

Estas resinas necesitan ser mantenidas y sustituidas una o dos veces al año, y generan una buena cantidad de contaminación en el proceso, principalmente por el agua de limpieza que saldrá salada, nada agradable para nuestras capas freáticas. El mantenimiento también consume mucha agua. Si no se mantienen, las resinas pueden causar contaminación bacteriana, al igual que un filtro de jarra que no se sustituya a tiempo.

También está el argumento del vendedor: prolongará la vida útil de su calentador de agua y de sus electrodomésticos. Te aconsejo que les pidas el estudio que lo demuestra antes de firmar cualquier compromiso: eliminar el calcio hace que el agua sea ácida, añadir sal la hace ultra corrosiva para los metales.

Por muy fácil que sea echar dos cucharadas de ácido cítrico en la lavadora o en la cafetera para derretir la cal, es imposible regenerar el metal corroído por este estropicio y el agua salada.

En conclusión, si puedes evitarlo, no utilices un descalcificador, la naturaleza te lo agradecerá.

Si tienes una, intenta hacer una derivación aguas arriba para llenar tu botella de agua potable, este es nuestro consejo.

En una próxima publicación explicaremos cómo evitar la transformación del ion calcio en su forma cristalina, hasta entonces, debes saber que existen sistemas para neutralizar la cal mediante la inyección de CO2, sin molestias ambientales, respetando tu salud.

Confiamos en que ahora sepa lo suficiente para tomar una decisión más informada, pero tenga en cuenta que el remedio puede ser peor que la enfermedad.