¿Existe un descalcificador inofensivo?

Muchos de ustedes tienen un agua demasiado dura y sufren los inconvenientes de ésta en su entorno: restos de cal en grifos, bañeras, duchas, calentadores de agua con una vida útil (demasiado) corta, así como en sus electrodomésticos, como teteras o cafeteras.

Por supuesto, esto es una buena señal, ya que su agua contiene muchos iones de calcio, que son esenciales para nuestra salud.

Pero ya es suficiente, y ha decidido hacer algo para mejorar su vida diaria, quizás ya ha invertido en un ablandador de agua, que sustituye el ion calcio por …. ¡sal de mesa!

Así que ha trasladado el problema: tiene efectivamente menos agua dura, pero más sal, que estará vertiendo al medio ambiente, por no hablar de los ciclos de mantenimiento de la máquina, y la necesidad de añadir sal, así como de comprobar sus ajustes regularmente.

La instalación tampoco es muy sencilla y a menudo requiere de un profesional, por no hablar de que ocupa espacio en tu casa.

Así, el agua que sale, aunque se considera potable, pierde gran parte de su valor para la salud: sin calcio y con mucho sodio (sal de mesa) no es recomendable para el ser humano, sino todo lo contrario.
Estos sistemas también eliminan gran parte (si no todo) del cloro que le protege de las bacterias, que es el principal consumible de nuestro purificador de agua LaVie.

bouteille purificatrice d'eau LaVie pure

Conservación de oligoelementos en el agua del grifo con LaVie

Los purificadores de agua LaVie® UV-A funcionan sin filtros ni mantenimiento y permiten purificar el agua del grifo en 15 minutos.

Utilizan una tecnología innovadora, patentada y exclusiva de LaVie®: la fotólisis del cloro por la radiación UV-A.

Este tratamiento permite eliminar el cloro y sus subproductos, los compuestos químicos como ciertos pesticidas o las trazas de medicamentos, los sabores y los olores que pueden encontrarse en el agua del grifo, conservando el 100% de los oligoelementos.

El resultado es muy cualitativo y nos permite trazar una línea definitiva sobre el consumo de agua embotellada de plástico.

La huella de carbono asociada a la fabricación del tubo de aluminio del purificador de agua por rayos ultravioleta se neutraliza en pocos días de uso en comparación con el consumo equivalente de agua en botellas de plástico.

Pero hay otras soluciones.

Nuestro socio Ethic Process distribuye en Francia los anillos Sialex, que actúan de forma diferente. Su acción es sin contacto (como la de LaVie) y sin consumo de electricidad gracias a un proceso termodinámico. Mantienen el calcio en forma líquida y así evitan la formación de incrustaciones de cal, o incluso limpian la cal que se ha acumulado en sus tuberías y calentadores de agua a lo largo de los años.

Este anillo genera microvibraciones que se fijan en su entrada de agua en 5 minutos, entre el contador de agua y su casa. Se deben a las diferencias de dilatación de varios materiales, el cuarzo y el silicio, que reaccionan a cambios mínimos de temperatura. Así, no se consume electricidad.

No es necesario realizar ninguna revisión, ajuste o mantenimiento. Nuestro socio, un verdadero profesional del agua desde hace años, puede permitirle probar el producto durante 30 días para verificar su eficacia.

Este producto cuesta más o menos lo mismo que un descalcificador, pero te ahorrarás la sal y el mantenimiento, lo que supone un ahorro del 70% en 10 años. La guinda del pastel es que el agua de salida conserva todos sus oligoelementos y no puede contaminarse con bacterias o sal, es completamente asimilable por el organismo.

Así, tratada con LaVie, obtenemos un agua de muy buena calidad, que puede competir con el agua embotellada sin ninguna preocupación. Esta es la solución que recomendamos en caso de agua demasiado dura.

anneau Sialex anti calcaire

Más información en la web de nuestro socio Ethic Process

También hay descalcificadores de agua con Co2 que evitan beber agua salada. Funcionan bastante bien, pero tendrás que sustituir las pesadas bombonas de CO2 varias veces al año.

Calcaire canalisation Sialex Ring

Algunos extractos de artículos sobre descalcificadores

Fuente Wikipedia

Problemas, interés y limitaciones

El agua moderadamente calcárea, a diferencia de otras aguas muy mineralizadas, no es tóxica, pero provoca problemas de biopelículas, atascos en las conducciones de agua y en los equipos domésticos (calderas, lavadoras, planchas, etc.) y lava algo peor los tejidos (ya que hace menos espuma).

El agua demasiado desmineralizada puede, por el contrario, plantear problemas toxicológicos y ecotóxicos debido a la solubilización de metales tóxicos (por ejemplo, en presencia de viejas tuberías de plomo o de soldaduras que contengan plomo, lo que puede provocar una intoxicación por plomo) y a la corrosión acelerada de determinadas tuberías o recipientes.

La presencia en el agua de ciertos aditivos (incluso en dosis bajas) puede inhibir ciertos procesos físico-químicos de tratamiento y depuración del agua, incluida la descarbonatación (en el caso de los aditivos detergentes, por ejemplo).

Existe un mito persistente, principalmente por parte de los instaladores, de que beber agua dura, también conocida como agua dura, es perjudicial para la salud. Esto no es cierto, ya que las investigaciones del CNRS demuestran que para una persona sana, beber este tipo de agua es seguro.

En marzo de 2017, el laboratorio cantonal de Thurgau (Suiza) examinó 23 sistemas de descalcificación de sodio seleccionados al azar en hogares y escuelas. Se comprobó la pureza bacteriológica y la composición química del agua potable antes y después del ablandador de agua salada. En el 87% de los descalcificadores (20 de 23), el número detectable de microorganismos (bacterias y hongos) en el agua potable se ha duplicado como mínimo. Y en el caso de seis descalcificadores (26%), el valor máximo legal de gérmenes en el agua potable se superó incluso entre 3 y 600 veces. El 90% de los descalcificadores también estaban mal ajustados, con una dureza residual inferior a 15°fH, la mitad de los cuales estaba incluso por debajo de 7°fH con el riesgo de corrosión de las tuberías y los electrodomésticos.

Fuente: Centro de Información del Agua

No se recomienda conectarlo al sistema de suministro de agua fría. Hay que asegurarse de que se respetan estrictamente las instrucciones de instalación y mantenimiento, ya que, de lo contrario, la calidad sanitaria del agua del grifo puede verse comprometida.

Fuente Veolia Water

El uso de un descalcificador para sus electrodomésticos puede evitar la formación de incrustaciones en sus instalaciones si su agua es muy dura. El agua para beber o cocinar no debe ablandarse. Si tienes uno, te invitamos a seguir las recomendaciones de mantenimiento, para no alterar la calidad sanitaria del agua que distribuimos.

Fuente UFC Que Choisir

Se instala un descalcificador en casa para combatir la cal. Sin embargo, una gran parte de los hogares equipados se abastecen de agua potable con una dureza de entre 18 y 27 grados franceses (°f), es decir, de blanda a semidura.

La necesidad de ablandamiento no es evidente. Sólo el agua realmente dura, es decir, 35°f o más, puede justificar el uso de un ablandador. Se analizaron once viviendas equipadas con un ablandador de agua.

Dureza y agresividad: riesgo de corrosión

Se justifique o no, la función de un ablandador es ablandar el agua. Todas lo hacen (pero apenas en Arpajon), es decir, eliminan los minerales esenciales, el calcio y el magnesio, del agua potable. Así que están cumpliendo su contrato, pero ese es precisamente el problema. Hasta 2007, el agua potable no tenía que ser ablandada a menos de 15°f para ser distribuida. El nuevo decreto no incluye este requisito, pero impone que el agua esté “en equilibrio de dióxido de carbono o ligeramente incrustada”, que es más o menos lo mismo que el agua ablandada suele ser agresiva. Esto es lo que muestran nuestros análisis. El agua llega a los hogares en equilibrio o ligeramente escalada, lo que corresponde a los requisitos de las normas de agua potable. Sin embargo, una vez ablandado, se vuelve agresivo en ocho de los once hogares equipados.

Aburrido, porque esta agresiva agua ablandada tiene serios inconvenientes. Es cierto que no se incrusta en las tuberías ni en los electrodomésticos, a diferencia del agua dura. Pero, a cambio, los ataca. Por tanto, los riesgos de corrosión son importantes: esta agua puede perforar una tubería o un depósito de agua caliente. Además, se carga de partículas metálicas cuando ataca a los materiales. Si es de hierro, es vistoso y desagradable, pero no demasiado malo. Sin embargo, el plomo de las tuberías viejas o el cadmio de las soldaduras son tóxicos.

Calcio y sodio: ¡Está cargado de sal!

Ablandar el agua significa eliminar su calcio, no sólo su cal, a pesar de lo que afirman los profesionales. Los depósitos de cal se forman especialmente durante el calentamiento, a partir de los 60°C. El agua fría puede dejar rastros, pero realmente no se escama. Contiene calcio, lo cual es bueno. El aporte de calcio es esencial para el organismo humano y el agua tiene una ventaja incomparable en este sentido: permite asimilarlo correctamente sin aportar la más mínima caloría adicional, a diferencia de todos los alimentos recomendados por su contenido en calcio. Los niños y los adolescentes la necesitan urgentemente, ya que es necesaria para la formación de los huesos. Las mujeres embarazadas también lo necesitan y el calcio es valioso en la lucha contra la osteoporosis.

Además, es útil contra los cálculos renales, en contra de la creencia generalizada. Por tanto, eliminar el calcio del agua es una herejía, como ya explicamos el año pasado en relación con las jarras filtrantes. Mala suerte para la salud de los usuarios: ¡el ablandador sustituye este precioso calcio por sal! No se puede escapar, es su principio de funcionamiento. A excepción de un ablandador, el de Arpajón, que no ablanda mucho, todos los aparatos cargan el agua de sodio y dos de ellos incluso superan la referencia de potabilidad fijada en 200 mg/l. Para las personas que siguen una dieta estricta sin sal, beber agua ablandada superará pronto la dosis máxima recomendada de 500 mg de sodio al día. Beber agua cargada de sodio no es aconsejable cuando se goza de buena salud, dado el exceso general de consumo de sal: 8,5 gramos de media al día, cuando las autoridades sanitarias recomiendan no superar los 6 gramos. Aunque el agua contribuya poco a la ingesta de sal en comparación con el pan, los embutidos, el queso y los platos preparados industriales, añadirle sodio es un auténtico disparate desde el punto de vista nutricional y de la salud.

Microbiología: adición de microbios

El agua que pasa por una resina es más susceptible al crecimiento bacteriano que el agua del grifo. Por tanto, el descalcificador puede favorecer la multiplicación de los microbios, aunque no es una regla general. Sin embargo, el problema afecta a varios de los dispositivos probados. Y uno de ellos (Arpajon) añade al agua gérmenes poco recomendables.

Resumen: No se gana nada

En conclusión, el agua muy ablandada se vuelve agresiva, sin calcio pero con sodio. Los descalcificadores no mejoran la calidad del agua potable distribuida, ¡la degradan! Una casa puede necesitar un descalcificador si el agua es muy dura, pero el circuito de la cocina debe quedar siempre fuera del tratamiento. Además, el aparato debe ajustarse para mantener una dureza de 15°f para reducir la agresividad del agua ablandada

Con estos datos, podrá elegir su descalcificador con sentido común, según sus necesidades y usos.

¡Por su salud!

¿Quiere mantenerse actualizado sobre nuestros artículos sobre el agua?

Suscríbase a continuación a nuestro boletín
¡y obtén -5% en tu primer pedido!